Sigue en estudio

Sigue en estudio

Susana Shanahan

11 Mayo 2018

0
0
0
s2smodern

 

La Comisión de Planeamiento Urbano de la Legislatura porteña continúa estudiando el proyecto del nuevo Código de Edificación, enviado por el Poder Ejecutivo con funcionarios, organizaciones no gubernamentales y vecinos.


El proyecto de ley que buscar la sanción de un nuevo Código de Edificación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires enviado el 19 de abril pasado por el Poder Ejecutivo fue objeto de una nueva reunión informativa de la Comisión de Planeamiento Urbano con la participación de funcionarios del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte.

La reunión fue presidida por la diputada Victoria Roldán Méndez (VJ) y asistieron el vicepresidente Javier Andrade (UC) y los vocales Omar Abboud, Daniel Presti, Agustín Forchieri, María Sol Méndez, Gabriel Sahonero, María Ferrero, Cristina García (VJ), Juan Nosiglia e Inés Gorbea (SUMA+).

El subsecretario de Registros, Interpretación y Catastro, Rodrigo Cruz, y las directoras generales de Interpretación Urbanística, Verónica Mabel Cópola, y de Registro de Obra y Catastro, Paula Andrea Hertel, expusieron ante diputados y asesores los lineamientos y detalles referidos a los dos primeros títulos de la iniciativa.

En la primera media hora se escucharon dos intervenciones. La primera de una representante de ONG que refirió a limitaciones que impone el proyecto a la movilidad de los discapacitados, entre ellas viviendas, aulas escolares y ascensores con espacios mínimos, además de la necesidad de acceso a nivel en comercios. La segunda, del arquitecto y planificador urbano Manuel Ludueña quien propuso modificaciones puntuales.

La diputada Roldán Méndez (VJ) aseguró que se estudia generar una mesa de trabajo con organizaciones, entre ellas la Comisión para la Plena Participación e Inclusión de las Personas con Discapacidad -COPIDIS, y ciudadanos en esa situación para hacer un abordaje del texto del proyecto a partir de sus problemáticas.

La Ley 2.930, que constituyó el Plan Urbano Ambiental, estableció en su artículo 24 que el actual Código de la Edificación debe ser reformulado por otro que garantice la seguridad y calidad ambiental de las edificaciones.

“Ha quedado de manifiesto que, como consecuencia de los rápidos avances tecnológicos, la normativa edilicia se desactualiza. Generalmente las normas sólo son revisadas cuando las prácticas han ya devenido habituales, provocando un freno en la innovación. Por medio del Nuevo Código se pretende corregir el cúmulo de normas reglamentarias prescriptivas que indican en forma taxativa materiales y técnicas obsoletas, impidiendo la utilización de nuevos materiales y técnicas innovadoras”, señalan los fundamentos del mensaje a la Legislatura.

Por ese motivo el proyecto “tiene por finalidad ordenar y guiar el desarrollo físico y constructivo de la Ciudad, concibiendo al mismo, como un sistema complejo y dinámico que debe acompañar los constantes cambios que se producen tanto en el desarrollo de las nuevas tecnologías, como aquellos que se producen en las políticas y prácticas basadas en el desarrollo sostenible”.

“En ese marco -se explica-, el Nuevo Código de Edificación propone un cambio de paradigma al que se ve reflejado en la estructura del Código de Edificación vigente, toda vez que se integrará por un cuerpo principal, complementado por una Reglamentación de carácter técnico, que podrá ser actualizada en forma periódica, facilitando su adecuación en función de los avances tecnológicos y de producción que demanden los estándares constructivos vigentes, manteniendo como pilares fundamentales: la seguridad, la calidad y la sustentabilidad en todo proceso constructivo”.

El viernes próximo a las 16:30 hs en el Salón Intersecretarías - Presidente Alfonsín se efectuará la reunión participativa en la que distintas organizaciones y vecinos expondrán sus opiniones y sugerencias respecto al proyecto de ley, según adelantó hoy la presidenta de la Comisión de Planeamiento Urbano.

El proyecto se encuentra divido en cinco títulos que establecen condiciones y estándares a lo largo del proceso de las obras.

La nueva normativa establece:

- pautas en materia de estética urbana la cual amerita la tutela estatal, considerando la preservación patrimonial por medio de la definición de los criterios de intervención y diversos grados de adecuación.

- nuevas condiciones para la distribución de la superficie de las viviendas, con las mismas prestaciones en términos de habitabilidad, ventilación e iluminación, teniendo como consecuencia la mejora de su funcionalidad y un mayor acceso a la vivienda.

- nuevos parámetros para garantizar mejoras en la habitabilidad, la accesibilidad y la salubridad, incluyendo políticas de género, actualizando la clasificación de los usos.

- nuevas prestaciones relativas a la prevención y protección contra incendios, teniendo en consideración los tipos de locales y usos.

- la implementación del diseño sustentable, estableciendo soluciones ambientales y requisitos mínimos que deberán ser respetados, como el control en el uso del agua, el uso eficiente de la energía, y la gestión de residuos en obra, entre otros.

- respecto de las Estructuras se incorporan nuevos estándares de calidad para el cálculo y seguridad de las construcciones. En lo relativo a Materiales, Sistemas Constructivos e Instalaciones, se incorporan nuevos estándares de calidad a fin de poder incluir nuevos materiales que hoy cumplan dichos estándares.

El proyecto de ley que tiene 310 páginas, según manifiesta el Ejecutivo, “prepara así, al territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para afrontar los nuevos desafíos que plantean las necesidades de las grandes urbes y la aplicación de políticas sustentables, donde la calidad medioambiental urbana es el hilo conductor de la transformación. En conclusión, este proyecto permitirá una periódica revisión y actualización técnica, que acompañe junto con los avances tecnológicos el desarrollo físico y constructivo de la Ciudad, y atendiendo las necesidades sociales de sus habitantes”.

El mensaje del Jefe de Gobierno asegura que “se ha dado debido cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 25 de la Ley N° 2.930, desarrollando mesas de trabajo con distintas instituciones profesionales y académicas, así como instancias de participación vecinal, a través de reuniones y foros participativos. Durante todo el proceso se difundieron mediante publicaciones los distintos borradores y avances del proyecto”.

 

0
0
0
s2smodern