Un pueblo dolorido

Un pueblo dolorido

María Roberta Perujo Rivas

09 Julio 2018

0
0
0
s2smodern

Jorge Enríquez participó de la Misa que se realizó frente a la Basílica de Luján en donde se manifestaron las organizaciones que reclaman que no sea aprobada la Ley de Aborto Legal. El oficio religioso fue presidido por el presidente del Episcopado, monseñor Oscar Ojea.


El diputado nacional por Cambiemos (Ciudad de Buenos Aires) Jorge Enríquez, participó este domingo de la “Misa por la Vida” que se celebró en la Plaza Belgrano, frente a la Basílica de Luján por iniciativa de la Conferencia Episcopal Argentina.

Allí el presidente del Episcopado, monseñor Oscar Ojea, expresó que los argentinos están “perplejos y doloridos ante la posibilidad de que se sancione la ley de despenalización del aborto” y afirmó que “el aborto no es un derecho, sino un drama”.

Enríquez coincidió con las palabras de Ojea y señaló: “La vida es el primero de los derechos humanos, la ciencia ya ha probado que hay vida a partir de la concepción. Matar a un ser humano indefenso es un acto de crueldad”.

Y agregó: “No es necesaria la muerte de un niño para solucionar los problemas de los embarazos no deseados. El aborto implica, además, una forma de tortura para un ser humano indefenso. El Estado puede y debe contribuir a evitar embarazos no deseados con educación sexual, protegiendo a la mujer embarazada y al niño por nacer, facilitando las adopciones. La dignidad humana, base de la democracia, nos exige salvar las dos vidas”, finalizó Enríquez.

Además de Enríquez asistieron los diputados Carmen Polledo, Cornelia Schmidt Liermann, Gustavo Bevilacqua, Javier Campos, José Nuñez, Ana Llanos Massa, Pablo Torello. También Victoria Morales Gorleri (subsecretaria del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación), Federico Pugliese (Director de Culto de la Ciudad), Eduardo Santamarina (Legislador porteño) y Daniel Pelegrina (Pte. Sociedad Rural Argentina).

0
0
0
s2smodern